Infancia como oportunidad para establecer hábitos saludables

La infancia representa una oportunidad única para el establecimiento de hábitos de alimentación saludable y de actividad física.

“No existen dudas sobre el valor que tiene la educación nutricional en la adquisición de unos hábitos alimentarios correctos, así como en su consolidación y mantenimiento. Para conseguirlo, la familia se convierte en la primera educadora y debe tener, por tanto, unos conocimientos básicos sobre alimentación y nutrición. Así, la comida se convertirá en una fuente de salud, de placer, de convivencia y de relación. Enseñar a comer adecuadamente es una tarea que debemos realizar con responsabilidad, tiempo y dedicación, para tratar de captar la atención y la colaboración de los hijos.

Todos los alimentos que ingerimos habitualmente constituyen nuestra dieta. La forma en la que cada persona conforma su dieta, mediante la combinación de los distintos alimentos, depende de muchos factores (psicosociales, económicos, culturales, religiosos, etc.), lo que permite que exista una gran diversidad de dietas que son variables según individuos, países, días de la semana, estación del año, edad, género, situación fisiológica, actividad física, etc.

Parece claro que es más fácil promover la adquisición de hábitos alimentarios y estilos de vida más saludables durante la etapa infantil que modificar hábitos establecidos durante la vida adulta. Para conseguirlo, la familia en colaboración con el mundo escolar, se convierten en el principal valor educativo en alimentación y nutrición.”

Fuente: Guía de consejo Nutricional para padres y familiares de escolares. Dirección General de Salud Pública y Alimentación de la Comunidad de Madrid

 

 

 

 

Categories: Events, News, notas